Guanajuato, Gto., México a 21 de Noviembre de 2017, 11:31 am

Magnánimo en el escenario Wajdi Mouawad presentó “La inflamación del verbo vivir”

Con gran maestría Wajdi dejó ver porque es considerado como uno de los mejores directores de teatro en la escena contemporánea

El escritor y actor dio muestra de su gran talento en la puesta en escena./Foto:Archivo

Adentrase a la puesta en escena fue como estar en un boomerang de sentimientos a flor de piel; la sutileza de su inicial presentación se fue transformando en información vital de la obra con el deseo ardiente del escritor y actor por compartir su caótica vivencia al montar este trabajo actoral, de ahí al desgarrador presente que aqueja a la sociedad misma con sus afanes de poder, adquisición, consumismo y egoísmo; todo ello en un mundo paralelo que cuenta la historia de Filoctetes y el abandono que sufre por parte de Ulises al ser picado por una serpiente.

El dramaturgo canadiense de origen libanés se sumó a los grandes directores de teatro que han pisado los escenarios del Festival Internacional Cervantino con la puesta en escena “La Inflamación del verbo vivir” que dejó, por mucho, gran satisfacción entre los asistentes.
El acto suicida en escena y la comparación de la espera angustiante de Filoctetes para volver a ver un rostro humano luego de diez años encarnado en el joven Neoptómelo sumaron a la experiencia un cúmulo de sensaciones que llegaron hasta el llanto en algunos de los participantes.

Como versa en la atinada sinopsis, el director se convierte en Dante de los Infiernos, en el mismo Filoctetes, en Ulises.
Para el placer del auditorio en el Teatro Cervantes, al finalizar la puesta, Wajdi compartió una mesa de diálogo en dónde apunto varias cosas entre ellas, que “La inflamación del verbo vivir” no le parece una “Película teatralizada” como algunos críticos han bautizado el proyecto, pues restaría importancia a lo que ofrece el teatro en su máxima expresión, que es, entre muchas cosas, una comunicación directa con el espectador, un acercamiento íntimo en el escenario y la consagración de la palabra misma llevada a las entrañas de quien lo mira, lo siente, lo sufre y lo disfruta.

Otra de ellas fue que en algún momento de su quehacer profesional tuvo la sensación de convertirse en lo que literalmente dijo es “ser un viejo pendejo” y aunque no sabía muy bien porque y cómo debía derribar dicha sensación, una cosa fue crucial: su viaje a Grecia, con cámara en mano y caminando hacia el Hades, esperando la respuesta del Oráculo de los Dioses se encontró así mismo creando, de nueva cuenta, creando.

Cabe destacar, en una pequeña parte de la puesta, el rostro y la palabra de Robert Davreu, el traductor de las siete tragedias de Sófocles que falleció durante el proceso de creación de Wajdi, el encuentro cercano del perro con el hombre y el suicidio de los jóvenes que aqueja a la sociedad en el mundo entero.
Sin lugar a dudas, uno de los mejores espectáculos que trajo este FIC 2017.

Nota publicada hace 4 semanas en:

En los temas:

¡Si te gustó esta noticia, compártela!

Más sobre Cinthia Rosibe

Deja un comentario

AVISO IMPORTANTE Cada evento y su información es responsabilidad de sus organizadores. Quanaxhuato.com sólo es un medio de información.

(Obligatorio)